Cómo hacer tu mudanza fácil y sencilla

Algo que me llama mucho la atención y supongo que a vosotros también, es que hay un vínculo entre el acto de ordenar y los ciclos que empiezan o acaban. Es como que siempre, nos esperamos a que pasen cosas para ordenar. Un nuevo trabajo, cuando volvemos de vacaciones, cuando empieza el año, cuando empezamos un nuevo curso o cuando hacemos una mudanza.

La mudanza es un proceso de cambio y porqué no decirlo, bastante duro. Tener la mudanza bien organizada puede ser la diferencia entre vivirla muy estresado y agobiado o disfrutar del cambio y la nueva etapa en tu nueva casa.

Con el paso del tiempo y muchas mudanzas, he ido comprobando que, si la organizas con tiempo, cada vez es más fácil y sencillo de lo que uno piensa. Estaréis pensando que no sé lo que digo, pero si seguís estos consejos que ahora os daré, veréis que hacer una mudanza, no es tan horrible como pensamos.

 

PLANIFICA

Como siempre y para cualquier cosa que tengamos que organizar, una planificación nos ayudará a hacer las cosas de una manera más estructurada. ¿Por dónde empezamos?, ¿Qué hago primero?, ¿Dónde irán las cosas en la casa nueva? Si no tenemos estas tres preguntas bien claras y planificadas desde el principio pasarán dos cosas, una es que viviremos la mudanza como una de las peores experiencias de nuestra vida (yo he vivido alguna), y otra es que una vez hecha, tendremos cajas sin abrir meses o incluso años.

Pues bien, ¿qué hacemos? Lo primero que debemos hacer es conocer muy bien la casa a la que nos mudamos para planificar dónde va a ir cada cama, mueble o armario. Para eso, es importante tomar las medidas de las cosas para que después no nos llevemos sorpresas y que el armario de los niños no quepa en la habitación o el sofá ocupe prácticamente todo el salón…esto, pasa.

En la planificación también tendremos en cuenta, qué día o mes queremos hacerla, si vamos a necesitar cajas y cómo las vamos a conseguir…etc., pero imprescindible, saber qué lugar tendrán las cosas en la nueva casa.

 

HAZ CAJAS POCO A POCO

Lo ideal es programar la mudanza con antelación. En muchas ocasiones, las hacemos de una semana para otra o incluso días y os aseguro que hacerlo así hace que se convierta en un caos y una pesadilla. Si es posible, programa la mudanza con un mes de antelación. Esto nos da la posibilidad de poder ir haciendo cada día unas cuantas cajas. Lo que conseguiremos con esto es no agobiarnos, eso sí, sin prisa, pero sin pausa, cada día haz cajas.

Primero haremos cajas con las cosas que sabemos que no necesitaremos como libros, sábanas y toallas, ropa de otra temporada, algunos utensilios de cocina, juguetes etc.

Dejaremos para los últimos días el resto. Si lo hacemos de esta manera, de verdad, no será tan horroroso ni estresante y para el día de la mudanza tendrás todo listo.

 

DESCARTA

Qué mejor momento que una mudanza para hacer limpieza, descartar, tirar y donar todo aquello que hemos acumulado durante años y no usamos. Ropa, cajas que tenemos en el armario de la anterior mudanza y que nunca hemos llegado a abrir, comida caducada, papeles, objetos de decoración que no nos encantan y que en la nueva casa no pegarían ni con cola, juguetes y un largo etc. Dejemos que fluya la energía en la nueva casa y deshazte de todo lo que estaba estancado y almacenado.

En una de las mudanzas, organicé un mercadillo en casa y con el dinero pagué parte de la mudanza. Esta es una práctica muy común en muchos países y una forma de poder reducir los gastos que una mudanza implica.

ROTULA

A medida que vayamos haciendo cajas las vamos rotulando. Podemos usar pegatinas o colores para identificarlas. Si usamos colores, no os olvidéis de hacer una lista para saber qué color pertenece a cada categoría.

Las cajas las vamos haciendo por habitación y categoría para que vayan directamente a la habitación que corresponde el día de la mudanza y no tengamos cajas amontonadas por todas partes sin saber a qué lugar pertenecen.

 

TIPS

  • Si haces la mudanza con una empresa especializada no te olvides de pedir “cajas perchero”. Toda la ropa colgada va en esas cajas y sólo has de volver a colgarlas en el nuevo armario. Si no tienes esa posibilidad, coge una bolsa de las grandes, haz montones de ropa en perchas, cúbrelas de arriba abajo y haz un nudo en la parte superior.
  • Utiliza cajas pequeñas para los libros.
  • Aprovecha para envolver las cosas delicadas con sábanas y toallas.
  • Haz una caja o maleta con lo que necesitas para el primer día.
  • Identifica con una etiqueta o cinta los cables de todos los aparatos electrónicos o bien sujétalos con cinta aislante directamente al aparto en cuestión.
  • Prepara una lista con las cosas que vas a necesitar del supermercado.
  • Intenta consumir toda la comida que ya tienes en la nevera y no compres más cosas durante la semana previa a la mudanza.
  • Lleva contigo las cosas más importantes como documentos, joyas, dinero etc.

Por último, si estás solo, pide ayuda a tus amigos y familiares, verás que, con estos consejos, con tiempo y organizado todo será más fácil y sencillo.

¡Feliz mudanza!

Cómo hacer tu mudanza fácil y sencilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *